miércoles, 10 de mayo de 2017

Estado actual de situación

Si sólo el conocimiento, si sólo la seguridad en si mismo y en las propias convicciones, si sólo el constante enriquecimiento nacido de una sensibilidad despierta y creativa hacen verdaderamente libre, no cabe duda de que la primera consecuencia de ello es que las modernas sociedades regidas por las democracias no son sino inmensos hacinamientos de esclavos.

La esclavitud al interés del dinero, a la banca, a la constante necesidad de consumir, a la exigencia de producir cada vez más; la esclavitud a la demagogia impuesta por los partidos, a los grupos de presión y a los politicos interesados tan solo en conservar su puesto.

La esclavitud a la falta de una razón elevada por la que vivir y luchar, por la que sentirse miembro de una comunidad viva.

A la ausencia de sensibilidad y artistas geniales; la esclavitud a una cultura de mediocridades que siente pavor ante el valor de una personalidad destacada; la esclavitud a una critica negativa constante que no preludia afán creativo alguno; a la comercialización de los instintos más animales del hombre sin que ningún organismo pueda ponerse en contra, esa esclavitud tremenda y absoluta es la esclavitud, verdadera y real, peor que la que necesita de grilletes y cadenas, del "hombre libre" que las democracias, ya progresistas, ya derechistas, pregonan con sus huecas palabras.

sábado, 16 de julio de 2011

Reimplantar la cultura propia


Los trabajos a favor del tema indígena transcienden largo la caridad o compasión por la gente originaria del territorio que ha sido desplazada.

Los trabajos a favor del tema indígena salen en busca de la Autenticidad Cultural transgredida; en busca de la Veracidad Educativa, que no consiste en “contar la verdad histórica en la escuela”, sino en hacer y ejercer la Verdad en el ámbito educativo; y hacerlo para defensa del sagrado suelo, cuyas virtudes, bendiciones y beneficios fueron otorgados por los Dioses de aquí.

Se plantea como necesario manifestar los principios y fundamentos del trabajo planteado, o sea, su “hipótesis”.

En este caso se dan los siguientes elementos:

- Un territorio hermoso y sustancioso
- La preexistencia de pueblos y naciones originarias
- La ominosa colonización cultural, que se implanta destruyendo y borrando la autenticidad.

En consecuencia subsistimos privados de la conciencia respecto a dónde estamos, quiénes somos, y cuáles son los procedimientos correctos aquí. En un intento por subsanar la lacerante impropiedad, se impone la necesidad de conocer las poderosas raíces de lo que hubo y subsiste, de lo que somos.

Existen otros muchos movimientos alternativos y de resistencia contra el avasallamiento y la prepotencia de los que consiguieron hacerse del ‘anillo del poder’. Pero a diferencia de estas luchas intestinas dentro de los parámetros del mismo sistema, la Causa Indígena nos compromete a todos –enriquecidos y no- y tiene que ver con el trato que ha de darse a la tierra y a la gente de la tierra.
O sea, de alguna manera es una reacción contra el insensato modelo cultural-económico-político impuesto, y luego protegido por los religiosos de los más diversos credos, jueces, políticos de todos los bandos, militares, policías, periodistas y maestros.
Esta no es una cuestión entre ricos y pobres, sino entre cultura impropia y cultura atinente.

Los mismos informantes indígenas lo dijeron: “Aunque no quede uno sólo de nosotros, nuestros Dioses seguirán existiendo y rigiendo los destinos en este suelo”.

miércoles, 29 de junio de 2011

Es difícil ver

Es necesario tener en cuenta que la búsqueda de explicaciones últimas está siempre 'nublada' por las posturas filosóficas a las que adhiere el pensador.

No estamos hablando de esto:

Pero la 'Opresión' de la que se habla acá es la Opresión Capitalista.
Cuando se pretende descolonizar se habla del inmigrante que se siente sojuzgado por los suyos propios.
La referencia que se hace al indio es puramente publicitaria.
Algunos intelectuales Latinoamericanos intentan darle una línea de pensamiento y también de acción a la cultura latinoamericana.
La cultura latinoamericana no es la cultura originaria, sino la que resultó de haber venido los europeos a este continente.
- Los que tienen dicha preocupación son: José Gaos; Paulo Freire con su Pedagogía del Oprimido; Arturo Andrés Roig; Leopoldo Zea; Samuel Ramos; Horacio Cerutti; Francisco Miró Quezada; Juan Carlos Scannone; Fals Borda con su sociología de la liberación, en Colombia; teólogos como Gustavo Gutiérrez, Leonardo Boff, Hugo Assman, Ignacio Ellacuria.

- También el Concilio Vaticano II da algunas ideas a la Filosofía de la Liberación.
- Lo mismo sucede con la reunión de obispos de Latinoamérica celebrado en Medellín, Colombia y de Puebla.
- La teoría de la dependencia económica realizada por los brasileños; Salazar Bondy, etc.
- Enrique Dussel se presenta como el filósofo que ha dado este giro hermenéutico y ha dejado de lado los discursos metafóricos o los metarelatos para voltear su vista hacia el oprimido, hacia el pobre, el indigente, la viuda, el huérfano, el obrero, el desposeído. Dussel propone una Ética de la Liberación. Esta ética tiene un fundamento trans-ontológico, es decir, el fundamento es el Otro.

domingo, 5 de diciembre de 2010

Identidad propia

Amérika es un continente con identidad propia.
Cada lugar de América posee su identidad particular.
A esta conclusión llegaron sus pueblos: para poder llevar adelante un desarrollo y desenvolvimiento PERTINENTE es preciso cortar relaciones con el exterior; sobre todo con culturas que sostienen criterios diferentes.
La Globalización es un intento de evangelización económica que lleva a la ruina interna a las sociedades.
Sin pertinencia económica, social y educativa nunca se va a resolver la 'crisis' y el dolor de nuestros pueblos, castrados y sometidos a rutinas extrañas y ajenas.

Espíritu crítico

Es muy difícil desarrollar el espíritu crítico, que no es lo mismo que espíritu de contradicción.

Los adoctrinados

ADOCTRINAR no es enseñar, sino "inculcar", sin espíritu crítico ni posibilidad de contra opinar.
Los que tienen definiciones mentales inculcadas son: los adoctrinados.
Una persona adoctrinada no es libre. Es un esclavo de las ideas de otros.

Seguidores

Datos personales

Mi foto
Soy un explorador de conocimientos, y los comparto.